lunes, 31 de octubre de 2011

AL RIÓ TAJO
Garganta sin ruido ni voz,
¡oh! corazón sin latido
tallo cortado por la hoz,
del progreso desmedido.

Vena de España, fluyente
largo camino troncado,
de la ira inconsecuente:
de cierto interés creado.

¡Oh!  mi gran río sin caudal,
sin regolfas ni tarajes,
como caballero feudal,
sin escuderos, ni linajes.

Lamidas rocas peladas
por la que fue ira bravía,
de las furiosas cascadas
que tu bravura traía.

Hoy tu fuerza hecha pantanos,
tu fiereza enjaulada.
Y hasta yo puse mis manos,
para tender la emboscada.

Como un rayo de Luna
que baja del cielo al río,
como ese llanto en la cuna
que nace hondo y bravío.

Como esa tenaz espuma,
esas blancas caracolas,
navegan en una pluma,
para perderse en las olas.

¡Oh!  afluentes perdidos
en el Tajo, derrotados,
siempre yaceréis dormidos,
allí moristeis callados.

Era furia en porfía
tu líquido desbordado,
cuando veloz recorría
tu cauce hoy fraccionado.

Aquellas aguas que bajaban
de prisa, del monte al mar,
las que en su paso dejaban
sus ecos para soñar.

Las que murmullo traían,
cansadas de caminar,
pues media España recorrían
aguas que iban al mar.

¡Hoy gran gigante en reposo!
te hemos vencido el humano,
ya no pasas orgulloso
bajo aquel puente romano.

Ya no pasan río abajo
las espumosas caracolas,
y tus risas, fiero Tajo
sobre muros, hacen olas.

De tu largo recorrido
traes miel de la Alcarria;
y de Toledo el sonido
de campana milenaria.

desde Teruel llevas notas
de los cantos populares,
que Cáceres las vuelve jotas
y hace, de tus furias mares.

¡Ay! Madrid con los leones,
con el chotis y las verbenas,
ordenó sin condiciones,
que tu caudal sean cadenas.

En Cáceres tomas silencio
y paras, para descansar,
tu muerte ya tiene precio,
pues muerto llegas al mar.

Fue tu garganta sonora
lo mismo que el ruiseñor,
en su jaula muere y llora
por su libertad y amor.

    No sé si decirte río,
no sé si llamarte mar,
más tu, siempre bravío,
¡Tajo te has de llamar!.

Ya estando en Portugal,
vuelves a tener tu brío,
volviendo a llevar caudal,
¡ya vuelves a sentirte río!.
--------

De mi libro publicado año (1.999)
"ARCOS DE AZULES ALBORADAS"






2 comentarios :

  1. Me encantó, y lo leí con doble gusto por ser yo de TOLEDO. ¿Sabes? El tajo pasa por mi casa.
    ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Montse, yo también nací cerca de sus orillas.

    ResponderEliminar