domingo, 9 de octubre de 2011


MI NACENCIA
 (En recuerdo a mis raíces)

 Allá donde juega la hermosura
con el extenso bosque y su verdor,
allá la encina y la llanura,
me aclaman para que Extremadura;
me abrace con el abrazo de su amor.

Siendo hijo y nieto de afanados
extremeños: labriegos y pastores,
penitentes y fieles en sus labores,
fué la nacencia de de los antepasados
pardos hombres y mujeres, mis mayores.

Allá donde los frutos arrancados
a las áridas tierras y sus terrones
sustentando con su hacer las ilusiones
tras el paso de los días sosegados;
y dejando como herencia sus razones.

¡Ay! sombra de la corpuda encina
con la muestra de tu fruto que germina,
tú, enjugaste el húmedo sudor,
de aquel pardo y castúo labrador;
de mi casta tan bravía y campesina.

Yo recuerdo mi niñez siendo pastor
tras la luz de la luna la mirada,
tras los tiempos de los tiempos la llamada
y recuerdo de mi oficio el esplendor,
cuando corría por tus valles la manada.
.................................................
Siento la humedad en mis retinas
cuando por mis recuerdos las razones,
corren tus frondosos serrijones.
Las raíces de nacencias campesinas.

Soy hidalgo de tu casta, de tu historia
más me siento avergonzado del linaje,
de blasón sin bravura, sin coraje
enfrentado a mi suerte migratoria.

No me vasta el recuerdo ni memoria,
no me vasta de ese libro su pasaje.
Quiero sentir tierra mía el mensaje
el que arrope a tus hijos, con tu gloria.

De mi libro: (ARCOS DE AZULES ALBORADAS)
Publicado en (1999). Pablo Grados Tapia

(30/9/2011)



No hay comentarios :

Publicar un comentario