sábado, 12 de noviembre de 2011

"A MI JUVENTUD PERDIDA"



A MI JUVENTUD PERDIDA

Te marchaste como nube,
que va buscando el ocaso
dejando sobre mi rostro;
los recuerdos de tu paso.

Sobre mis sienes la plata
de mis cabellos ya blancos,
que no han podido aguantar
al martirio de los años.
..........................

En la fragua de mi vida
los días fueron forjando,
eslabones para cadenas;
sobre los años pasando.

Sobre mi piel las arrugas
mi ocaso van anunciando.
¡Ya lejos quedas juventud!
que ya te estoy olvidando.
.........................

Te marchaste con lentitud
¡Sin yo saber por que camino!
me dejaste con los sueños
que juntos un día hicimos.

La vida me irá robando
con el paso de los días,
el bronce que era mi cara
¡Pero no las alegrías!.
.....................

Que en la fragua de mi vida
sobre el yunque van forjando,
cadenas con plata fría
que fueron mis días dejando.

En el espejo del cielo
la noche quiere enjuiciar,
un misterio en agonías
de mi juventud al marchar.
.......................

Más al pasar juventud
sobre mi alma dormida,
dos ilusiones dejaste
sobre el paso de tu huida.

Tras los ecos juveniles
como céfiro marchó,
en agónico silencio;
sobre un tálamo de amor.
....................

II
Que en la fragua de mi vida
sobre el yunque van forjando,
unas cadenas los años
que sobre mí, van pasando
ellos dejaron reposando
de mi saber las virtudes;
los sueños, las inquietudes:
y ya se asoman altaneras
en mi sien muy placenteras,
las caricias de la plata
que su presencia delata,
el umbral de mi madurez
y temida es sensatez,
que señalando caminos
te convierte en peregrino
sobre la senda perdida,
que señala la caída
a la temida soledad,
la que hiere con crueldad
a la cansada alegría
que al paso de muchos días;
dolorida se quebranta
y resecan la garganta,
las lágrimas por llorar.

De mi libro “AL ALBA”

5 comentarios :

  1. Cómo se pasa la vida.
    Cómo se viene la muerte, tan callando.
    Al borde de los 50 no hago nada más que pensarlo.
    Real tu poema, como la vida misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Montse, gracias de nuevo por leerme.
    Efectivamente la vida es como un soplo de viento que nos acaricia al pasar, nos llena de ilusiones después la vemos marchar.
    Mucho más cuando llegas a mas mayor, miras para atrás y ves que te faltan tantas cosas por hacer.
    Un abrazo querida amiga. ¡Tú, aun eres joven Ánimos!

    ResponderEliminar
  3. Se marcha con lentitud si nosotros realmente lo queremos así. Reflexivo poema.

    ResponderEliminar
  4. Hola David, Gracias por leerme y dejar tu comentario.
    Pase lenta o rápida la vida es imposible retenerla sobre su paso, camina a su antojo.

    ResponderEliminar
  5. Precioso poema mi querido Pablo, genial, como todo lo que tu corazón inspira. Abrazos, salud y libertad.

    ResponderEliminar