sábado, 12 de noviembre de 2011

A MIS DOS HIJOS


A MIS DOS AMADOS HIJOS

Pasan los día dejando
bajo su astro altivo,
a veces con llanto vivo;
cariños que van llegando.

Abriendo las ilusiones
de esos amores fijos,
cuando ves nacer tus hijos
no hay mayores sensaciones.

Todo en ti se alborota
como lava emergiendo,
de volcán que va rompiendo,
de la montaña alta cota.

Tus ojos se vuelven ríos
que invaden los lagrimales
con sendos manantiales,
que imponen su poderío.

Y crecen y desafían
las aguas a los meandros
y en su paso van dejando
las furias que ante tenían.

En jardín de fantasías
con dulzura, yo cultivé,
los dos claveles que planté
los que hoy son mis alegrías.

Sembró a una rosa el primero
el segundo una rosa y clavel:
para que en pulido vergel,
siga mi amor placentero.

De dos hijos tres flores
dos ilusiones de amor,
que yo los mimo con candor
para llenarlos de amores.

Si por mis dos hijos lloré
en algunas ocasiones,
colmaron mis ilusiones
las lagrimas que derramé.

Versos que dedico a mis dos hijos.

José Antonio y Francisco Javier

Año (2011)

De mi libro al “AL ALBA”

No hay comentarios :

Publicar un comentario