miércoles, 9 de noviembre de 2011

"PANEGÍRICO ISÓCRONICO"



"PANEGÍRICO ISÓCRONO"
(Noche)
Se asomaron al espacio
sobre el techo azulado,
las estrellas y la luna
y las escarchas nevadas,
con lágrimas de nácares
que la oscura sombra esplende;
sobre tu faz adormecida.
Y en lo pardo de tu cara
y en el cantar de los grillos
cuando de noche se afanan,
y afinan sus negras liras
para cantar dulces nanas,
al amparo que refulgen
endriagas sombras inquietas;
tras lontananzas lejanas
que se baten con misterios
bajo tu alfombra estrellada.
***********************
¡NOCHE, la luna te ofrece
de su cerco iluminado,
el tesoro consagrado
de su jícara de plata!.
Y de misterios nocturnos
de los lamentos y penas,
que amarraron con cadenas
promesas llenas de amor.
...

ESTRELLAS, que a la huida
llenan su estela inmensa
con la inquietud extensa,
de zozobras y de temor.
Y su estela luminosa
Luceros, a la alborada
te ofrecen sus rutilantes
áureo brillar de diamantes,
rendidos  bajo de tus pies.
Cuando tu espesa negrura
deja el umbral sometido;
tras un manto negrecido
presta el lucero su luz.
...
ROCÍO, tu llanto aflora
en la noche sin temores,
bañando a todas las flores
de solución saturada.
En tu llanto solutivo
al borde de la alborada
se abre y queda mojada,
la flora en irrigación.
...

OBSCURIDAD, invasora
de endriagas sombras inquietas,
de fantasmales siluetas...
que entre lo negro se esconden.
Ya cansadas y vencidas
dejan su ultimo suspiro
cuando encuentra su retiro;
a las llegadas del alba.
...
AL ALBA, ya tempraneras
llevan sueño las cabrillas
van buscando las orillas,
del día que va llegando.
Así agoniza la noche,
herida por los puñales
que traen las claridades
cuando el día va rayando.
*************************
DIA
Huyó la estrella más tardía
para dejar paso al día,
que al horizonte asomaba
y áureos rayos que bordaba
las claridades primeras;
que los gallos anunciaron
ya a la noche condenaron
las alboradas certeras.
...
Rayos de oro y de sol
corren del monte hasta el río
desbordando el poderío
que emerge del mentol,
y escapan del crisol
como centellas haladas
que llegan en oleada
para quedarse en quietud;
su traje de oro y de luz
llenan la faz de algarabía
susurros que al nuevo día
los gallos ya anunciaron,
y su canto ya entregaron
a la alondra que dormía.
Ya la tierra en armonía
con voces nuevas despierta
abren trajín de murmullos,
trae de tórtolas arrullos
trae el aroma de las flores,
y trae los sueños mejores
de los sueños del amor
y el empeño y el candor;
del que empieza sus labores.
...
El rítmico trajín sonoro
que el día nos va dejando
todo el vivo laborando
busca, su mejor tesoro.

Todos buscamos sustento
tras un no se que guardado,
y caemos postergado
siempre en pos del alimento.

¡Oh! concierto bullicioso
que el día, siempre nos deja
en la infinita madeja
bajo su manto armonioso.

Hay un tropel de legiones
por uno ó otro lugar
pues todo ser a de encontrar
el don de sus ilusiones.

Vemos la hormiga llevando
todo fruto a su guarida,
lleva la abeja henchida
la esencia que va libando.

Con la luz que deja el día,
todos vamos encontrando
aquello que fuimos buscando
con ilusión y alegría.
*************************
TIERRA
¡Ay! madre llamada tierra,
mira que bonito nombre
con el que te llama el hombre;
si por madre te respeta.

Tu confín no tiene meta
si en tus vergeles la vida
va por la senda prometida,
de la savia naturaleza.

Nos entregas sin pereza
fértiles valles preñados
para que abran arados
surco a surco, tus venas.

Nos das tus entrañas llenas
de manjares suculentos,
y nos llenan de alimentos;
tus cosechas abundantes.

En tardes agonizantes
cuando la noche se ofrece
toda la tierra estremece,
cubierta con negro manto.

Lamento de risa y llanto
se siente como en porfía
y murmullos que desafía,
y lamentar con reproches.

La tierra no quiere noches
porque cubre su hermosura,
la endriaga silueta oscura
que hasta el alba permanece.

Tu hermosura resplandece
entre las brumas ligeras
que ofrecen las primaveras,
cuando maduran las rosas.

Clavelinas primorosas
y racimos de las viñas;
y aromas de tus campiñas
con sus esencias mejores.

Entonces, pájaros cantores,
ofrecen su algarabía
para llenar de alegría
a la tierra, con su amor.
**************************
MAR
                         Prisionero por orillas,
por ríos encadenado
eterno yaces condenado,
¡Espejo de maravillas!
lagrimón desmesurado.

Crisol: de agua y de cal,
y cristalinas arenas
y hierro de tus cadenas,
mares de viento y de sal
y canto de las sirenas.

Entre murmullos de olas
van y vienen a las playas
para besar las murallas,
con ecos de caracolas
y remolinos de gallas.

Te llaman el mar, otros la mar
yo me quedo en silencio
para poderte escuchar.
Sobre tus olas mil tercios
te vienen ya a liberar.

Sobre curvas azuladas
en el ocaso lejano
bajo el arco soberano,
llegan las olas mandadas
en carros del Dio, Vulcano.
...
En el fondo de los mares
bajo verdecinas linfas,
al lado de los corales
descansan las caracolas:
y los peces de colores
refulgen sus bellas luces.
Para que el fondo del mar
no añore a la superficie;
y tiene el suelo de conchas,
de corales y alabastros;
y esta enlosado con perlas
que refulgen florecientes,
como blancas caracolas
pero de espumas fluyentes.
Tus olas cruzan y se pierden
besando todos los lados;
de playas y continentes,
con un adiós de sirenas
y azules musas erráticas;
y el adiós de marineras
esponjas de espumas blancas.
*************************
SOL
pendido sobre el cielo
abrazando tierra y mar,
en los despertares del alba
¡Te ofreces astro mayor!.
...
Te ofreces con áureas luces
con energías mejores,
y haces que ofrezcan las flores;
lo mejor de su candor.

Y ya asomado en el cielo
cuando ardiendo al medio día
arrancas sonora algarabía,
del canto de las cigarras.

En tu palco reclinado
son saetas magistrales,
luz de rayos solares;
que al universo iluminan.

Cuando al alba los crepúsculos
ofrecen su manto dorado
se torna el cielo azulado,
y la tierra, enverdecina.

Con oro bañas a la tierra,
y con turquesas a los mares
a la fronda con verdes talares,
y cantares de paz y alegría

Tus rayos fecunda los valles
y calienta al viento solano,
para que emerja soberano
el fruto que nos alimenta.

De tus efluvios dorados
toda vida se alimenta,
hasta la brava tormenta;
te pide un rayo prestado.
**************************
ROSA DE LOS VIENTOS

De abanicos invisibles
son tus caricias suaves,
armónico volar de aves
sobre potros imposibles.
***
Son cuatro lenguas de seda
invisibles, delicadas;
las que componen la rosa
la de los vientos, encantada.

Como aguas que se pierden
por el arroyo hasta el mar,
así tu fuerza se extiende
para a la tierra abrazar.

En la cima de los montes,
en el valle y en el llano,
sobre ríos, sobre mares;
tu resuello es soberano.

Con caricia bondadosas
haces olas en verde mies,
con oleaje hambriento;
que henchidos ceden después.

Como un potro enfurecido
que escapa de la manada,
son tus fuerzas iracundas
cuando vas en desbandada.

Dejas de hacer caricias
si te conviertes en tornado,
rugiendo cual marabunta
por cien mil rayos mandado.

Céfiro de atardecer
que suave besas mi cara,
en un éxtasis de calma
si tu bravura se para.
FINAL

De mi libro: "Desde el alba"

...
















2 comentarios :

  1. Precioso, Pablo.
    Tienes un dominio de la métrica estupendo y tu vocabulario es realmente amplio.
    Me encantó, aunque quizás deberías haberla publicado por partes porque queda un poco larga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias como siempre eres un encanto por tus alagos Montse. La técnica en la poesía se adquiere después de haber escrito muchos poemas, pero sinceramente estoy muy lejos de tener todo su dominio. Me pareció más oportuno publicarla entera, y a si al leer no te desconectas.
    Gracias por leerme un beso.

    ResponderEliminar