domingo, 29 de julio de 2012

LA VIDA PASA DEJANDO


LA VIDA PASA DEJANDO

(Octavas)

I

Tras el velo que ella lucía

en su pupila se moría,

la lágrima de un sollozo

y el elemento jocoso

bajo el velo se asomó,

y al azogue de su cara

un penacho de luna clara

a sus mejillas iluminó.



II

Los ojos que antes reían

que diamantes parecían

como fuegos encendidos,

ahora tristes, doloridos

por una pena de amor,

evocan con su desprecio

ese agónico silencio;

el que produce el dolor.



III

Si el sosiego y la calma

son los silencios del alma,

¡por qué has de llorar mujer!

si el consuelo has de tener

buscado en el sentimiento

que va del alma a la boca,

pues se escapa se desboca;

en la mente el pensamiento.



IV

En tu belleza profunda

naturaleza fecunda

emerge siempre certera,

la hermosa primavera

que enganchada en su pénsil

nos brinda las bellas flores

que rebosantes de olores;

perfuman el mes de abril.



V

Revientan es sus corolas:

nardos, rosas, amapolas,

el clavel, las belloritas,

azucenas y margaritas

y trinos de colorines,

y cantar de ruiseñores,

sus melodías mejores

refulgen en los jardines.



VI

Primavera bondadosa

como alas de mariposa

presumes el colorido,

y en el vergel florecido,

vemos a la abeja libar,

sobre la flor ya madura,

y rebosan de hermosura;

sonoras liras al cantar.



De mi libro “AL ALBA”



Autor: Pablo Grados Tapia





No hay comentarios :

Publicar un comentario