sábado, 27 de abril de 2013

LEVANTA TU VOZ UN DÍA




 


“LEVANTA TU VOZ UN DÍA”



Levanta tu voz un día

y arranca ese silencio negro

que de tanto llorarlo,

te va quemando por dentro.



Levanta tu voz dormida

campesino de mi tierra

que de tanto silenciarla,

en tu garganta se quiebra.



Cuéntale al mundo tu vida

campesino de la sierra,

tu que ablandas los terrones

con la fuerza de tu pecho.



Levanta tu voz un día

habla y ya nunca calles;

campesino de mi tierra

sin guitarra ni cantares.



Tu frente está humedecida

por el sudor de la brega,

y tu sangre enfurecida

por el esfuerzo y la entrega.



No dejes tu voz en silencio

por que el silencio la entierra

bajo el surco que la yunta,

abre con reja siniestra.



Presta tu voz a la alondra

que la extienda por la sierra,

que no se quede callada

bajo el polvo de la tierra.



¡Grita y no calles nunca!

como grita la cigarra,

grita y pide tus tierras

que ya dormidas despiertan.



Las que dicen ¡Campesino!

somos tullas por tu esfuerzo,

tu que nos das tus sudores

que el amo duerme la siesta.



¿Por qué callas campesino?

¡Levanta tu voz un día!

y dile al mundo que es tulla,

la tierra que amas y siembras.



No te quedes más callado

enjugando tus sudores,

y canta con voz altiva

¡Estoy labrando mis tierras!



Autor: Pablo Grados Tapia

 
“Con este poema quiero hacer homenaje,

a mis raíces campesinas y a mis

antepasados, todos ellos campesinos”















4 comentarios :

  1. Una preciosidad de poema. Sentido hasta la médula. Un bello homenaje.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso poema dedicado a toda esa gente que labra la tierra, y claro que merecen levantar su voz, gritar lo que hacen y nos dan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querida Montse, almenos tendremos que recordar que gracias a estas gentes, los demás podemos comer y la pena és, que la mayoría trabajan las tierras de otros, que ya nacierón con ella heredadas.
    Un abrazo y gracias por tu visita.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  4. Sindel, que alegría verte por mi Blog. Es verdad amiga y como bien digo, mis raices son de gentes del campo pastores y labradores, que siempre vivierón en tierras heredadas por otros y nunca en tierras propias, cuando son tuyas la cosa cambia.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar