domingo, 1 de mayo de 2016

CANTO AL TRABAJO




CANTO AL TRABAJADOR

(Iº. de Mayo)



El trabajo fiel sustento

el que al obrero sostiene,

pues el que labora obtiene

al trueque por su sudores,

la cantidad de valores

que un sistema estableció.

Es obrero el que vertió

sobre su golpe de azada,

la semilla venerada

que a todos nos alimenta

en esa tierra sedienta,

la que riega, con su sudor.

Nos calienta el leñador,

el maestro nos instruye,

y el albañil nos construye

nuestras cómodas moradas;

y nos deja maceradas

entre fogón y mortero,

las viandas el cocinero.

Hasta el puerto el pescador

nos trae el pescado mejor

cogido de bravas aguas,

y desde candentes fraguas

deja su arte el herrero,

sobre horno el panadero,

sobre campo los pastores,

sobre puerto estibadores,

en la mina los mineros,

en el fuego los bomberos,

y también esta la MUJER…

y artesano en su taller

sobre fanal el farolero,

sobre tren el fogonero.

Todos dejan sus saberes

de sus manos sus poderes,

y de su frente el sudor

y de su cuerpo el valor

va desgastando a diario,

¡Quizás por mísero salario!

Pero trabajo te honramos;

pues más poder no tenemos,

para poder subsistir

¡Que es, nuestro cuerpo rendir!

sin temor y sin pavura,

sobre yugo la moldura,

y sobre el tajo dolor;

para obtener el valor,

¡de trabajo, por salario!.

............

¿Qué sería de esta vida?

sin haber trabajadores,

¡no habría grandes señores!

ni herencias mal repartidas,

¡ni salarios por sudores!...

Ni parásitos sagaces

enganchados a las venas,

ni esas pesadas cadenas

                               con sus dolores tenaces.



Autor Pablo Grados Tapia

De mi libro: “EMIGRANTE”

(Poema protegido)

No hay comentarios :

Publicar un comentario